Fases de la luna (Luna)

Publicado el 20-08-2012
Fases de la luna

La luna pasa por diversas fases y según la iluminación que recibe la vemos de una forma o de otra.



Cuatro son las fases lunares:

Luna nueva: Cuando la Luna está en conjunción, su lado oscuro mira directamente hacia la Tierra, por lo cual debería resultar invisible. 
Es la fase propicia para gestar, sembrar la idea en el interior, la esperanza, el deseo o la iniciativa concreta. 
 
Cuarto creciente: Los días que siguen a la Luna nueva, se suceden fases crecientes en las que el porcentaje iluminado de la cara visible de la Luna aumenta progresivamente, hasta llegar a verse iluminado la mitad del hemisferio lunar.
 
En esta fase aquello que se ha sembrado está en desarrollo, toma impulso, se multiplica.
 
Luna llena: Las fases crecientes continúan aumentando hasta que la Tierra se encuentra entre la Luna y el Sol, lo que permite que desde la Tierra pueda verse iluminado la totalidad del hemisferio lunar.
 
Es la fase de culminación y expresión. Los procesos se hallan en su máxima expresión. Los procesos se hallan en su máxima expresión.
 
La luna, llena de luz, inquieta los ánimos, desata las emociones y el organismo tiende a alterarse con más facilidad.
 
Cuarto menguante: Son los días que siguen a la Luna llena, las fases menguantes en las que el porcentaje iluminado de la cara visible de la Luna disminuye progresivamente, hasta llegar a verse iluminado la mitad del hemisferio lunar. Las fuerzas y las energías se vuelcan hacia el interior, un tiempo de disminución, es la oportunidad para la reflexión y la introspección.

Estrellas de 100 a 200 veces más grande que el sol


Estrellas de 100 a 200 veces más grande que el sol

Cuando nos fijamos en el cielo por la noche se podemos ver que está salpicado de hermosas estrella.

Por qué brillan las estrellas


Por qué brillan las estrellas

Todos nos hemos preguntado alguna vez de dónde sacan tanta energía las estrellas para brillar y que se vea su brillo a tanta distancia.

Neptuno


Neptuno

En un primer momento, Neptuno era sólo el dios del agua, pero más tarde se convirtió en la personificación del mar al asociarse con el dios griego Poseidón.